Ejecución en Bellas Artes, dos interpretaciones

El terrorismo en el arte se llama vanguardia
Alberto Moravia

Hay un video en youtube titulado “Mata y huye en el centro”, en donde se aprecia a un hombre, ataviado con pantalones y camisa tipo militar, acribillando a sangre fría a dos personas en plena explanada del Palacio de las Bellas Artes, en la Ciudad de México.

También hay un video gemelo titulado “Tiroteo en Bellas Artes”, el cual registra el mismo acontecimiento, pero cuya duración es de más de medio minuto (38 segundos para ser exactos, mientras que el primero dura tan sólo 17).

En los dos videos se aprecia al mismo sujeto, cuyo rostro no se alcanza a distinguir, huir cansinamente hacia el estacionamiento subterráneo, luego de haber detonado en tres ocasiones el revólver sobre la humanidad de un par de infortunados que yacen derribados sobre el adoquinado del coloso de mármol.

Todo parece indicar que ambos videos fueron grabados por un par de turistas o transeúntes mediante las cámaras de sus celulares. Su andar despistado, azorados frente a las estatuas de bronce de la explanada, y el pulso inestable con que graban la imponente arquitectura del Palacio, los delatan.

La mayoría de las personas que han visto y comentado los videos concuerdan en que a simple vista parecen reales, verdaderos. La veracidad de éstos es apoyada por algunos otros videos que aluden al hecho y que también se encuentran en Youtube. Tal es el caso de aquellos que muestran los comentarios y puntos de vista que el informador Carlos Loret de Mola y su equipo de reporteros hicieron de la supuesta ejecución, tanto en el blog de 1:N como en el propio noticiero.

Así, se podría concluir que de hecho, algún grandísimo hijo del chorizo disparó a un par de infelices en la plancha de uno de los lugares turísticos más transitados y visitados del país, a plena luz del día, bajo la mirada absorta de cientos de peatones y turistas, y ante la impotencia de decenas de policías y guardias de seguridad que custodian sus inmediaciones.

Lo anterior no es del todo descabellado, si se tiene en cuenta las más de 2000 ejecuciones violentas que según periódicos reputados como el Universal, La Jornada o el Reforma se han suscitado en el primer semestre del 2008, a todo lo largo y ancho del territorio nacional. Esto es casi ocho desgraciados reventados por día, los cuales son en su mayoría gente relacionada al combate del narcotráfico y el crimen organizado. (Nada que lamentar, excepto claro, cuando de vez en cuando el que pierde la vida es un noble dealer. Saludos al mío, por cierto).

Lo cierto es que despertamos a diario con la noticia de un nuevo baño de sangre. La violencia y el terror se han convertido en la cotidianidad inmediata de millones. ¿Adónde hemos llegado y cuál es el futuro que le dejaremos a nuestros hijos?, se preguntan las y los que lloran como Magdalenas por nuestro México. Pero más allá de todas estas sufridas lamentaciones, de estos abnegados lloriqueos, el hecho es que la realidad nacional se ha convertido en un videohome barato de los hermanos Almada. En este sentido, ¿no resulta más que plausible el registro visual de un hecho como el que he comentado?

Sin embargo, queda la incertidumbre. Muchas personas, después de verlos una segunda, tercera o cuarta vez son asaltadas por la duda. Incluso, hay quiénes desde un inicio no sucumben tan fácilmente ante el poder y seducción de la imagen, y niegan rotundamente que éste hecho haya acontecido siquiera. Es un montaje, un timo, se atreven a conjeturar. Es un intento por desprestigiar al Gobierno capitalino, son unos estudiantes grabando un cortometraje, es una broma pesada al estilo Facundo, es un videito hecho en Final cut y After effects que subieron a la red un montón de subnormales para ver quién se la creía.

¿De qué va todo esto en realidad? ¿Son éstos vídeos el registro visual de una ejecución real y verdadera acaecida en el Palacio de Bellas Artes, o por el contrario, un simple montaje? Permítaseme ahora, a mí, este pobre hermeneuta ulcerado, lanzar un par de hipótesis, un par de ganchos al hígado, que ni en sus más descabelladas interpretaciones, nadie lograría asestar.

(Si quieren leer el ensayo completo, móchense con una lana, culeros).

Anuncios

2 pensamientos en “Ejecución en Bellas Artes, dos interpretaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s